Mundo_Cuervo-webSVG_Gold.svg
ESP / ENG
Voladores de Papantla
Mundo Cuervo
Tequila Jalisco

Una de las danzas más representativas de México ocurre en las alturas y es conocida como Voladores de Papantla. Sólo basta con mirar al cielo y apreciar un espectáculo de música y movimientos en el aire, en ese momento, se observan cuatro valientes danzantes y uno más quién desde lo más alto acompaña con sonidos de flauta y tambor.

Los Voladores de Papantla o también llamados pájaros de la tierra” es un ritual milenario asociado a la fertilidad que nativos totonacos realizaban año con año. La palabra Papantla tiene un significado en el que Papan significa ave bulliciosa” y tlan significa “lugar”. Esta ceremonia ritual es considerada como una obra de arte y representa con orgullo el significado de li tutu nakú (ser totonaco). Esta impresionante representación reafirma la importancia de la identidad de las etnias y es uno de los pocos rituales que forman parte del patrimonio cultural de la humanidad a nivel mundial. La ceremonia de los Voladores de Papantla es también considerada una de las más bellas tradiciones que existen en la región de Papantla de Olarte y Veracruz.

La danza del volador se le conoce como Kos’niin o “vuelo de los muertos” que representa el saludo al Padre sol y se realiza como una petición a la lluvia para que fertilice el suelo. Asimismo, esta ceremonia lleva practicándose más de 2500 años, en ella los actores principales quienes son los cuatro danzantes simbolizan los cuatro puntos cardinales, y su descenso hasta el suelo significa la caída de la lluvia.

 

El inicio del ritual

 

La historia de este ritual se origina desde tiempo atrás en Totonocapan, lugar en el que se vivió una temporada de sequía y no se daban los cultivos, por lo que no se contaba con el alimento necesario para los habitantes. En ese entonces, los sabios de la región pidieron a cinco hombres jóvenes que se adentraran a la vegetación para buscar el árbol más alto y recto y así honrar al Dios de la fertilidad Xipe Tópec.

La ceremonia da inicio con la búsqueda del árbol realizada por el caporal, este importante personaje es la máxima autoridad de los danzantes. Al encontrar el árbol todos bailan alrededor e inclinan el cuerpo para pedir perdón, al mismo tiempo, expulsan aguardiente desde la boca y al expulsarlo lo dirigen a los cuatro puntos cardinales. Después, se corta y lima el tronco del árbol y los hombres lo transportan con ayuda de los tarros (bambúes), que sirven para levantar el palo para que no toque el suelo, ya que se cree que si esto ocurre provocaría mala suerte para los habitantes.

Después se excava un hoyo donde será enterrado el tronco y se le añade una escalera hecha de cuerda, misma que ayudará a los danzantes a su ascenso a la cima. En este momento también se pone un altar con ofrendas y se colocan: púlakles (tamales de frijol), aguardiente, agua bendita, flores blancas, velas, tabaco, incienso y dos máscaras que representan a los dueños de la danza. Al día siguiente, los voladores desayunan los púlakles, seguidamente todos se trasladan al lugar donde se encuentra el palo elegido, el cual puede tener una altura entre 18 a 30 metros. Después de tener todo listo, la danza está por empezar.

 

Los danzantes se preparan y lucen una vestimenta muy especial para la ocasión acompañada de tocados llamativos. La vestimenta representa en el cielo el vuelo de aves y el color rojo la sangre de quienes han caído en el vuelo. Los listones que adornan están relacionados con el tiempo de primavera y la naturaleza.

Los hombres suben al palo hasta llegar al tecomate giratorio, el cual, es el punto de apoyo de los voladores, quienes además se apoyan de un bastidor de donde se lanzan al vacío. El caporal ocupa la punta y acompañado de un tambor y una flauta empieza hacer sonar música de notas prehispánicas. Los otros danzantes, mientras tanto, saltan sujetados con cuerdas y empiezan a danzar en el aire con los brazos extendidos y con la mirada al cielo. Los danzantes van al ritmo de la música indicada por el caporal, ya que cada sonido representa un tipo de movimiento, y así, los danzantes pueden girar hasta 13 veces de acuerdo con los 13 cielos del sol y que estos, multiplicados por 4 resultan en 52, el número de un ciclo completo en el calendario prehispánico solar. ¡Es todo un espectáculo!

Los Voladores de Papantla en la actualidad

La ceremonia ritual de voladores se realiza durante las fiestas patronales, carnavales, en los solsticios y equinoccios, festividades de los muertos y en ceremonias que están relacionadas con la siembra y la cosecha. Actualmente, la etapa de vuelo se puede realizar en cualquier momento, ya que este se presenta con fines de exhibición, para esto, los hombres quienes ejecutan el vuelo deben estar preparados de manera física, mental y espiritual.

La importancia de este ritual es que las comunidades puedan presentar a todo el mundo el gran valor de esta danza, y de esta manera, sean aceptados y respetados. En la actualidad, los Voladores de Papantla se encuentran en distintos destinos turísticos como en Tlaquepaque, Puerto Vallarta, la Cumbre del Tajín, como también en Tequila, Jalisco, en dónde el gran espectáculo es presentado desde hace aproximadamente 2 años por hombres y jóvenes quienes ponen en alto las raíces de su tierra. Sí estás de visita en Tequila, no te pierdas la oportunidad de ser testigo de este majestuoso ritual y visita la plaza principal de la ciudad donde podrás disfrutar de la famosa danza de los “pájaros de la tierra”.

 

¡No te pierdas de esta experiencia única en Tequila, Jalisco!